Y seguimos avanzando en la respuesta al vih

hiv avancesDurante la última década, los avances para el tratamiento del vih han marcado una diferencia en términos de calidad de vida para aquellos que tienen el virus. A finales del 2012, según la Organización Mundial de la Salud (OMS),  10 millones de personas con vih reciben tratamiento antirretroviral en países con ingresos medios y bajos de todo el mundo.

En la actualidad, el vih ya no es considerado una “enfermedad mortal”, la cual asechó a miles de personas en los años 80, ahora es una infección crónica tratable. Es decir, tener vih, podría compararse a tener diabetes, asma o cualquier otra situación de salud que requiere de tratamiento de por vida para poder controlarse y seguir con un ritmo normal de vida.

Recientemente se aprobó por primera vez la muy famosa “píldora del día antes”. Se trata de un fármaco de nombre Truvada, un medicamento basado en una combinación de antirretrovirales que lleva tiempo empleándose en el tratamiento del vih y sida. Truvada ha comenzado a usarse recientemente como tratamiento de prevención ante el virus. Como consecuencia de los espectaculares resultados demostrados, según el Departamento de Salud de Nueva York, reduciría en una cifra superior al 90% las posibilidades de transmisión en situaciones de riesgo.

Existe cierta controversia con respecto al uso de Truvada de forma preventiva. La polémica, al igual que sucede con la píldora anticonceptiva del día después, es la posible frivolización del uso de un medicamento que se supone reservado para accidentes o casos muy puntuales.

Es sumamente importante resaltar y enfatizar que el uso de Truvada como tratamiento preventivo no descarta el uso del preservativo. El condón debe seguir siendo la principal herramienta para la prevención del virus y otras infecciones de transmisión sexual (ITS); además, es la forma más sencilla y económica para protegerse. Este a diferencia del tratamiento con Truvada no implica de un régimen de consumo del medicamento y mucho menos efectos secundarios.

En resumen, el tratamiento para el vih ha avanzado a grandes pasos durante los últimos años, permitiéndole a aquellos con vih vivir a plenitud. Y el preservativo, hasta ahora, es la mejor herramienta para evitar la transmisión del virus. Hasta no encontrar una cura definitiva, debemos seguir desarrollando estrategias comprobadas y seguras que nos permitan dar una respuesta efectiva a la epidemia del vih.

Fuente: http://www.bestdoctorsblog.com/es/sida-y-nuevas-posibilidades-de-tratamiento/