¿Terapia antirretroviral vs. efectos colaterales?

suplementosDesde la aparición de los primeros antirretrovirales en 1996 la calidad de vida de las personas con vih ha dado un salto sin precedentes. Cada día son mayores los avances tecnológicos en materia de medicamentos, lo que ha permitido a cualquier persona con vih llevar una vida sana y proactiva. Sin embargo, a pesar de los grandes avances científicos, los efectos secundarios de los medicamentos antiretrovirales siguen siendo un problema que puede afectar la autoestima de quienes las toman.

Por más de 30 años se ha hablado mucho de prevención y se han invertido millones de dólares en busca de soluciones para acabar con esta pandemia. Sin embargo, el vih parece seguir su rumbo.

Por otro lado, los efectos a corto plazo son más que conocidos; sin embargo, en todo esto se ha dejado de lado el efecto a largo plazo, con el que muchas personas con vih tienen que lidiar a menudo.

Muchas personas con vih manifiestan que, a pesar, de que gracias a la terapia antirretroviral han podido seguir llevando una vida saludable, lo más duro y difícil ha sido el verse reflejados en el espejo a diario, ya que después de un tiempo la persona que ven en el espejo no es la misma que solía ser; esto debido a los cambios físicos que ha experimentado con la medicación que tiene que ingerir diariamente.

Si bien esa medicación es la que lo mantiene con vida, sus piernas y sus brazos son más delgados que antes, su estómago se ve inflado y sus pechos abultados. Su cuerpo ha sufrido lo que se conoce como lipodistrofia medicamentosa, la cual también, en ocasiones, afecta el rostro. Estos son los cambios visibles, y no solo les suceden a personas que llevan tiempo en algún tipo de tratamiento sino que también la edad juega un rol importante.

Carlos Villanueva Ochoa, Dermatólogo de la Ciudad de Guatemala, comentó que le han llegado muchos casos de los arriba mencionados y que es posible tratarlos con nuevos medicamentos que no necesariamente tienen que ver con procedimientos de alto riesgo como una cirugía reconstructiva, cuyo costo es elevado para el común de la población. También existe la opción de los rellenos faciales, que son productos inyectables que se utilizan para rellenar hundimientos en la cara, como aquellos causados por la lipoatrofia.

Si bien en la actualidad el tener una infección por vih es visto como algo crónico y no mortal, es importante ir más allá de solo prescribir antirretrovirales y análisis de seguimiento. Hay que ponerle mucha atención a los efectos colaterales de la medicación en el largo plazo, pues ya no basta con contar con la medicación que “salva la vida” sino que hay que trabajar mucho la autoestima.

Es necesario continuar el activismo y mejorar la calidad de vida de las personas con vih, trabajar las mentes paralelamente al cuerpo, lograr la incorporación de nuevos esquemas de medicamentos antirretrovirales que no provoquen estos efectos colaterales, así como mecanismos y procedimientos para tratar principalmente la lipoatrofia facial y devolver la confianza a las personas con vih y alejar el temor a la estigmatización.

Fuente

http://www.corresponsalesclave.org/2014/09/buscando-salidas-a-los-efectos-colaterales-del-tratamiento-antirretroviral.html