Programa de Atención Integral a Niños, Niñas y Adolescentes.


El programa de niños nació en el año 2000 y ofrece apoyo emocional y educativo así como servicios médicos a más de 400 niños y niñas con VIH de edades comprendidas entre los 3 y 15 años en Latinoamérica y el Caribe. El programa se encarga de ayudar a los niños y niñas a lograr una adolescencia saludable, que de lo contario sería difícil debido a su precaria situación de salud. El programa incluye los siguientes tres componentes:

1. Consejería adaptada a la edad del niño a través de sesiones individuales con un trabajador social capacitado para abordar problemas de desarrollo, incluyendo aquellos relacionados con situaciones de salud crónicas.

2. Sesiones individuales de psicoterapia intensiva para niños en situaciones de riesgo.
3. Actividades múltiples diseñadas para promover la autoestima, desarrollar habilidades que le permitan sobrellevar su situación de salud y promover objetivos importantes, tales como la adherencia al tratamiento antirretroviral.

Una parte integral del Programa de Atención Integral a Niños y Niñas es la iniciativa “Aprendo a amarme y a cuidarme”, la cual brinda al niño o niña las herramientas necesarias para prepararse para sus consultas médicas y lograr así una adherencia al tratamiento. A través de este programa los niños y niñas aprenden a expresar sus sentimientos y emociones, así como también aumentar la seguridad en sí mismos y sus habilidades sociales. De esta manera, logran hacer de su situación de salud su prioridad lo cual los ayuda en la adherencia al tratamiento.

Los objetivos del Programa de Atención Integral a Niños y Niñas es mejorar el bienestar de sus beneficiarios con el fin de lograr la adherencia al tratamiento, ampliar su conocimiento sobre VIH y Sida para garantizar el continuo control médico, brindar apoyo que permita al niño o niña disfrutar de su niñez y motivarlos a desarrollar todo su potencial de aprendizaje. Al integrar estos tres componentes y a través del apoyo continuo de padres y personal médico, el personal del programa crea actividades que se ajustan a las necesidades de cada niño o niña que se encuentre dentro de estas poblaciones vulnerables.