Panamá y el Fondo Mundial

logo-solo-FMLuego de tres años de ejecución, el “proyecto PEMAR Panamá”, finalizó su primera fase el 31 de diciembre de 2014 sin impactos significativos en el curso de la epidemia. Antes de dicho cierre, el RP envió una nota formal a la presidencia del Mecanismo de Coordinación de Panamá, en la cual presentaba su renuncia y manifestaba no tener interés de seguir como administrador de los fondos para el futuro del proyecto.

Por otro lado, el año pasado se puso en marcha el Nuevo Modelo de Financiamiento, al cual podían asimilarse los países que ya contaban con un proyecto en marcha. En ese nuevo escenario, Panamá presentó en octubre del 2014 una nota conceptual con una programación conjunta entre vih y tuberculosis.

Con una programación conjunta y mejorada para la lucha contra estas dos enfermedades, los recursos se destinarán a fines más acertados, los servicios se podrán ampliar y se mejorarán su eficacia, eficiencia, calidad y sostenibilidad.

Un punto que llama mucho la atención es que, a pesar de que el país presentó una nota conceptual sólida, algunas personas vinculadas a la respuesta criticaron las metas previstas y las han señalado como “muy difíciles de alcanzar”. La propuesta tiene un fuerte enfoque biomédico y las respuestas planteadas obligarían a las personas a reuniones cara a cara e intervenciones grupales para ser consideradas como población alcanzada por las actividades.

La responsabilidad de administrar técnica y financieramente los fondos de esta nota recaerá en el PNUD en conjunto con la Coordinadora Nacional de Salud (CONSALUD), una estructura interna del Ministerio de Salud y semi autónoma.

En cuanto a la selección del receptor principal, fue después de recibir dos declinaciones, cuando a la tercera se eligió al PNUD como receptor principal para esta nueva fase, con la condición de que en un tiempo prudencial fuese el Ministerio de Salud el responsable de la administración técnica y financiera. Se espera que para enero de 2016 se inicien las actividades propuestas.

Asimismo, para responder al nuevo modelo de financiamiento y mejorar las estructuras vinculadas a los procesos del Fondo Mundial, se iniciaron procesos de elección de algunos de los sectores de la sociedad civil para ocupar las representaciones ante esta estructura.

“Ya era momento de que se tomase en cuenta muchos aspectos, como por ejemplo, tomar incluir a las mujeres y personas del interior del país en estos procesos, ya que anteriormente se realizaba en la capital y se llevaba a cabo solo con grupos específicos, con poca participación de los pares del interior”, comentó Dayra García, Directora de la Asociación Viviendo Positivamente.

Finalmente, con estos nuevos cambios y propuestas se espera tener un mecanismo más fortalecido, que garantice que los recursos sean bien ejecutados e implementados.

Fuente: http://www.corresponsalesclave.org/2015/08/panama-en-el-nuevo-modelo-del-fondo-mundial.html