ONUSIDA en proceso de construcción de su Estrategia 2016-2021 usando tecnología virtual de comunicación

onusida estretegiaONUSIDA ha organizado un proceso de actualización y extensión de su actual Estrategia 2011-2015 para el periodo 2016-2021. Este proceso incluye reuniones presenciales, tanto a nivel regional como global, así como reuniones virtuales (Webex) para facilitar un diálogo a nivel regional, subregional y nacional en los países. Además, UNISIDA también ha organizado un webcast regional para abrir un conversatorio en una reunión de alto nivel sobre los temas que informan la estrategia.

ONUSIDA busca facilitar la incorporación a la discusión sobre la Estrategia 2016-2021 de ONUSIDA a los diferentes actores de ámbito regional; así como incorporar los temas de relevancia a la discusión sobre las preguntas que informan la actualización de la Estrategia.

Los parámetros de la actualización de la estrategia incluyen la extensión de la estrategia actual, con lo que se busca mantener la meta de los tres ceros: cero infecciones nuevas por vih, cero muertes asociadas al vih y cero discriminaciones. Actualizar e incluir el contexto geopolítico, la urgencia para la implementación de la estrategia del fast-track 90-90-90 del 2020, el cual tiene como objetivo que el 90 % de las personas con vih conozcan su estado serológico, el 90 % de las personas que conocen su estado reciban un tratamiento, y suprimir la carga viral del 90 % de las personas en tratamiento. De igual modo, se busca actualizar el enfoque regional sobre las prioridades y factores que puedan cambiar las reglas del juego.

Vale acotar que esta estrategia se desarrollará en forma paralela con el UBRAF (Unified Budget, Results and Accountability Framework) y se desarrollará en un período comprendido de enero a octubre de 2015.

Mediante la actualización y desarrollo de esta estrategia se aspira ampliar el acceso a tratamiento antirretroviral, empoderar a las comunidades en el uso del condón como método de prevención del vih y otras infecciones de transmisión sexual, aumentar y coordinar los presupuestos nacionales para el vih y la creación de sistemas comunitarios, entre otros.

En resumen, la actualización de la estrategia pretende fortalecer el compromiso político de los Estados, así como garantizar el respeto a los derechos humanos, no solo de las personas con vih, sino de la comunidad en general. Del mismo modo, busca incrementar la prevención dentro de las poblaciones claves y lograr mayores recursos para la sociedad civil.