Jóvenes Líderes en la Prevención del VIH se congregan en Panamá | AID FOR AIDS INTERNATIONAL

Jóvenes Líderes en la Prevención del VIH se congregan en Panamá

image
image
image
image “La experiencia es inolvidable, cada vez que realizo capacitaciones de ‘Cuanto Sabes?’ a un nuevo grupo me siento orgulloso”  Daniel Chavarria, 18 años.
Más de 50 graduados del Programa de educación preventiva ”¿Cuánto sabes de VIHy Sida?” se reunieron en Panamá el pasado mes de noviembre para compartir sus experiencias a través de las capacitaciones de pares que han llevado a cabo en todo el país.
Los jóvenes educadores de pares o “agentes multiplicadores” que asistieron al evento son sólo algunos de los más de 400 jóvenes formados por AID FOR AIDS Panamá bajo el Programa “Cuánto sabes sobre VIH?” desde su implementación en el año 2006. Durante este tiempo se ha logrado reproducir el mensaje de prevención del VIH entre decenas de miles de adolescentes en escuelas y organizaciones comunitarias. El apoyo a estas actividades ha provenido de diferentes organizaciones internacionales y organismos gubernamentales nacionales, entre ellas las cuales destacan UNESCO, la Oficina de la Primera Dama de Panamá y el Ministerio de Desarrollo Social. Igualmente,  desde el 2008 este programa lleva recibiendo el financiamiento de la Elton John Foundation, lo que ha permitido que se alcance cubra gran parte de la región de Latinoamérica y el Caribe.

La conferencia de jóvenes en Panamá se centró en las recompensas y los desafíos de la educación de jóvenes sobre el VIH; abarcando además temas como el medio ambiente, cuestiones de derechos humanos, la juventud LGBT, las comunidades indígenas y el apoyo a las personas afro-descendientes.
Los educadores de pares coinciden en que esta experiencia, como estudiantes o agentes multiplicadores, ha sido tremendamente gratificante.
“No cambiaría esto por nada del mundo”, dice Jorge Alberto Quiroz de 19 años y graduado del Programa “Cuanto Sabes de VIH y SIda?”. Del mismo modo agrega Michelle Lisa Bandel, de 17 años, también graduada del programa,  “Siento que me he desarrollado más como persona. Me he reunido y conversado con tantos otros jóvenes con quienes, de no ser por el programa, nunca hubiera tenido la oportunidad de conocer.”

La conferencia también se dirigió a algunos de los problemas que enfrenta el programa, incluyendo los cambios en la política del Ministerio de Educación desde el año 2009 que han hecho mucho más difícil para los adolescentes tener acceso a la educación integral en sexualidad. Sabemos que este tipo de educación es fundamental para la capacidad de los jóvenes a la hora de tomar decisiones saludables que los mantengan libres de la infección por el VIH. Más específicamente, las últimas normativas restringen la enseñanza de educación sexual en las escuelas públicas, lo que ha provocado que AFA Panamá cambie su estrategia, llevando el Programa de las escuelas hacia la comunidad y las organizaciones cívicas.
Por otra parte, los agentes multiplicadores lamentaron la falta continua de la nación en su conjunto a reconocer la importancia de la educación sexual o de luchar a brazo partido contra el estigma y la discriminación que enfrentan las personas con VIH o SIDA.

“Hay muchos padres que no hablan de sexo en sus casas porque lo ven como algo malo”, dijo Daniel Chavarría. “La gente joven obtiene respuestas en sus casas que no son los mejores.” Por su parte, otro joven egresado del Programa y actual facilitador, Jorge Alberto Quiroz , mencionó además la necesidad de cambiar la mentalidad de las figuras de autoridad en el país. “Los maestros, agregó, sabemos lo que los estudiantes necesitan tener la información, por lo que nos vemos obligados a transmitir esta información a nuestros estudiantes en secreto”.
Pero, a pesar de estos obstáculos, el tono general de la reunión de Panamá fue de esperanza y creencia fundamental en el poder de la información para salvar vidas y evitar la angustia.
“Proporcionar los conocimientos que los jóvenes necesitan”, concluye Catherine Quintero, agente facilitador de 21 años de edad,  “y disminuir en las mujeres la incidencia del VIH, así como menos embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. Nosotros, los jóvenes, debemos ser capaces de tomar decisiones sobre nuestra sexualidad de manera responsable ”.