Fondo Global salva más de 17 millones de vidas

logo-solo-FMCon una cobertura de 8 millones de personas en tratamiento antirroviral y una inversión total de 27 mil millones de dólares para tratar el vih, la tuberculosis y la malaria, el Fondo Mundial ha salvado más de 17 millones de vidas en los últimos años. Esto según cifras dadas a conocer por la institución el pasado 21 de septiembre.

“No hace mucho tiempo, el sida, la tuberculosis y la malaria parecían imparables. En muchos países, el sida devastó a toda una generación, dejando innumerables huérfanos y comunidades destrozadas. La malaria mató a los niños pequeños y a las mujeres embarazadas que no podían protegerse de los mosquitos o acceder a la medicina correcta. La tuberculosis afectaba a los pobres, como lo había hecho durante milenios. Un asocio de la salud mundial se reunió para trabajar juntos, poniendo en común recursos y conocimientos; y mediante la participación de las personas afectadas por las enfermedades, la sociedad civil, el sector privado y los gobiernos, hemos caminado más allá de lo que parecía posible”, afirmaba en declaraciones Mark Dybul, Director Ejecutivo del Fondo.

En la actualidad, el Fondo provee medicamentos antirretrovirales a 8,1 millones de personas, un aumento de 22% desde el año pasado. Para la malaria, se distribuyeron 548 millones de mosquiteros para proteger a los niños y familias de la enfermedad, con un incremento anual del 32%. El número de casos de tuberculosis detectados y tratados aumentó en un 11 % para llegar a 13,2 millones.

Se espera que el 55% de las inversiones del Fondo beneficien a mujeres y niñas positivamente para para atacar la desigualdad de género y tengan un impacto en la salud reproductiva.

“No es un momento para celebrar. Sólo estamos a mitad de camino. Tenemos retos enormes en la salud mundial que todavía nos esperan. Las adolescentes están contrayendo el vih a un ritmo tremendo en el sur de África. La co-infección  TB-VIH va en aumento, al igual que la tuberculosis multi-resistente. Las ganancias hechas contra la malaria podrían perderse si no ampliamos los programas de prevención y tratamiento (…)”, afirmó Dybul.

No sólo está en juego la continuidad del Fondo Mundial y sus programas, sino también la forma en la que éste trabaja, a menos recursos disponibles es inevitable ver un mayor sesgo en dirección de los países más pobres, según las clasificaciones del Banco Mundial.

Los objetivos y metas son claras, ya han sido planteadas por ONUSIDA y la OMS; sin embargo, hace falta un incremento en la inversión internacional y un aumento real de la inversión nacional, de lo contrario, será un fracaso total. Últimamente, son muy pocos los que se involucran en la revisión y desarrollo de la estrategia del Fondo Mundial, y menos los que participan en los esfuerzos, por parte de la sociedad civil, para movilizar recursos financieros.

¡Es hora de poner en práctica tantos compromisos adquiridos!

Fuente: http://www.corresponsalesclave.org/2015/09/fondo-mundial-17-millones-de-vidas-salvadas.html