Eric castellanos. Mejorando la calidad de vida de las personas que viven con VIH en Belice.

image
Hace unas semanas tuvimos el agrado de recibir en nuestras oficinas de Nueva York a Eric Castellanos, Presidente de C-net+ (Red colaboradora de personas viviendo con VIH), la única Organización No Gubernamental en Belice para personas que viven con VIH o Sida, y punto focal de la REDCA+ (Red Centro Americana de personas con VIH). Eric llegó a los Estados Unidos para participar de una Conferencia en Idaho e hizo un tiempo en su agenda para saludarnos y contarnos su conmovedora historia como beneficiario de nuestro Programa de Acceso al Tratamiento.

Eric tiene 36 años, vive en Belice y fue diagnosticado de VIH en al año 1995. Durante años tuvo que ir a vivir a México para recibir Tratamiento Antirretroviral, sin lograr restablecer su estado de salud debido a los constantes desabastecimientos en las provisiones de medicinas. Sufría muchos efectos secundarios y su carga viral no disminuía ni aumentaban sus CD4. Tiempo después regresó a su país natal pero aun debía hacer el enorme esfuerzo de viajar a México constantemente a realizarse los exámenes de laboratorio de carga viral, debido a que no existe laboratorio alguno en Belice que realice esta prueba.  “Mi pareja de 8 años también había sido diagnosticado pero decidió no entrar en tratamiento justamente por todos los sinsabores que esto provocaba, yo respete su decisión pero años más tarde fue hospitalizado en estado de salud muy grave y los médicos dijeron que ya era muy tarde. Ya en sus últimas horas me pidió por favor que quería comenzar a tomar tratamiento antirretroviral, pero como los médicos habían dicho, ya era muy tarde y falleció días después” cuenta Eric.

La pérdida de su pareja fue una situación dolorosa para Eric pero a la vez fue motivo de inspiración para comenzar su provechosa labor como activista en pro de los derechos de las personas que viven con VIH o Sida en Belice. ”No voy a dejar que otro amigo o cualquier persona se muera por no tener las condiciones mínimas de tratamiento en mi país” manifiesta. Y así fue como Eric comenzó a abrirse camino dialogando con las personas en su pequeña comunidad “Fui contando a todos sobre mi situación de salud y sobre los problemas que atravesaba para mantenerme con vida, poco a poco, otras personas en semejante condición que la mía se acercaban pidiéndome consejos o simplemente para hablar”

En poco tiempo Eric se convirtió en Belice en la primera persona pública que vive con VIH y comenzó a aparecer en los medios de comunicación y hasta llegó a los organismos del estado como representante de la sociedad civil en el Care and Treatment Comitee (Comité de Cuidados y Tratamientos) y en la Comisión Nacional de SIDA, llevando las inquietudes de tantas personas que como él, sólo buscaban seguir viviendo. “Nuestro mayor logro fue crear una organización para personas que viven con VIH, y digo -nuestro-  refiriéndome a las personas que vivimos con VIH en Belice. Gracias a esta unión y nuestra constante abogacía hemos logrado que el Departamento de Salud del Estado obtenga una máquina para realizar las pruebas de carga viral y ahora estamos peleando para que la pongan en funcionamiento. También, hacemos mucha insistencia para la compra de nuevos antirretrovirales, que provocan menos efectos secundarios y son más efectivos” nos explica Eric.

Pasaron los años y los logros de Eric y sus compañeros fueron creciendo, al mismo tiempo su salud se debilitaba por la necesidad de un tratamiento más efectivo. Afortunadamente, en el año 2010, el secretario de la REDCA+, lo puso en contacto con las oficinas de AID FOR AIDS International en Nueva York, y después de conseguir con mucho esfuerzo realizarse una prueba de Resistencia que efectivamente indicó que la mayoría de los antirretrovirales existentes en su país no le hacían efecto, pudo acceder al Programa de Acceso al Tratamiento de AID FOR AIDS Intl. recibiendo sin costo alguno las medicinas que tanto necesitaba para seguir viviendo. “Antes de contactar con AID FOR AIDS International muchas personas me decían que vaya a vivir a los Estados Unidos y así podría acceder a un mejor tratamiento médico, pero no quería abandonar mi labor de activista en mi país” comenta Eric.
Es imposible dejar de percibir la emoción de felicidad de Eric cuando nos cuenta esta parte de su historia “Hacía 10 años que luchaba por mantenerme en vida, a la vez que luchaba contra las deficiencias en el sistema de salud y político en mi país, y cuando por fin comencé a mejorar con las nuevas medicinas estaba tan emocionado que andaba por todos lados diciendo:  ¿Sabes que mi carga viral está indetectable? Mis CD4 están subiendo!! Las medicinas que comencé a recibir de AID FOR AIDS Intl.,  sin duda me cambiaron la vida, ahora mi estado de salud se mantiene estable y tengo más fuerzas para seguir trabajando para que todas las personas que viven con VIH o Sida en mi país puedan acceder a los mismos cuidados que yo tengo”

Actualmente Eric continúa su labor de activista y está trabajando fuertemente en una propuesta para AMFAR (American Foudation for AIDS Research) que consiste en entrenar a educadores para que estos hagan visitas a hombres homosexuales viviendo con VIH o Sida en sus casas. “La razón por la cual preparamos esta propuesta es porque según nuestra experiencia, vemos que debido a la penalización de la homosexualidad en Belice, los hombres homosexuales no acuden a los hospitales por temor a ser encarcelados o a recibir algún tipo de castigo, entonces mientras trabajamos en eliminar esta penalización queremos empoderar a estas personas tanto en temas de prevención como en sus derechos, además de alentarlos para que acudan a recibir asistencia médica” comenta Eric.

Antes de despedirnos de este joven ejemplo de lucha y sacrificio, lanzamos la pregunta de: ¿Cuál es tu sueño? A lo que con una amplia sonrisa de convencimiento respondió: “Más que un sueño es una realidad que poco a poco va tomando forma. Ver que cada vez más personas en Belice trabajan por mejorar la calidad de vida de las personas con VIH o Sida es un sueño ya cumplido. Quisiera que alguien tome mi lugar y continúe construyendo esto que hoy ya tiene un cimiento. Por mi parte quisiera dedicarme a estudiar en la Universidad la carrera de Trabajo Social y desde ahí seguir aportando a esta causa en donde aún tenemos mucho por hacer”