El Salvador – Indignación por asesinato de activista trans

LGBT-crimenes-de-odioEl Salvador se viste de luto e indignación debido a la muerte de la defensora de derechos de las personas trans, Francela Méndez Rodríguez, quien fue asesinada la semana pasada en El Salvador y era integrante de la Asociación Colectivo Alejandría. La comunidad internacional que defienden los derechos de la comunidad LGBT condenaron este crimen y exigen la investigación del homicidio.

“Francela Méndez era joven, educada, amable, trabajadora, líder”, comenta Paty Hernández, una conocida activista trans salvadoreña que tuvo que huir de su país por las continuas amenazas de agresión y muerte.

En lo que va de año, en el Salvador, ha habido ya al menos 10 muertes violentas hacia personas trans. Por otro lado, se teme que dentro de poco durante la marcha anual de orgullo gay, el número de homicidios aumente.

Francela trabajaba en el Colectivo Alejandría, que ayudó a fundar en 2010, había contribuido a la implementación de las actividades del proyecto financiado por el Fondo Mundial  y era una férrea defensora de los derechos humanos de las personas trans y promotora de la Ley de Identidad de Género.

“Francela es la punta del iceberg” comentó Paty “en lo que va del año se han asesinado a diez personas trans y dos gay”. El asedio contra las personas trans y sus organizaciones viene también desde las instancias estatales responsables de la investigación de los casos de agresión y desde los medios de comunicación, que contribuyen a incrementar el estigma, la discriminación y el odio a la comunidad LGBTI.

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH),  David Morales condenó enérgicamente el homicidio de Francela y pidió a la Fiscalía una investigación del asesinato, garantizando el debido proceso.

El sufrimiento, la discriminación, la persecución y las amenazas que sufren las personas LGBTI en El Salvador es inaceptable y los crímenes de odio son recurrentes; esto ha llevado a un grupo de organizaciones a proponer reformas de ley que tipifiquen estos asesinatos como crímenes de odio.

Tristemente, la violencia en El Salvador es un tema del día a día, hasta el punto que las autoridades hacen caso omiso a cientos de casos de violencia. Esto ha agravado las condiciones de las personas trans y los ha colocado en una posición de vulnerabilidad. Muchos de ellos son tratadas e incluso considerados como ciudadanos de segunda clase.

Invitamos a todos los países y organizaciones a no quedarse callados frente a estos crímenes. Debemos mostrar nuestra indignación y dar seguimiento a la situación del país centroamericano, conversar con las autoridades de nuestros gobiernos para que ejerzan presión en espacios regionales para acabar con la impunidad de estos crímenes.

Fuente: http://www.corresponsalesclave.org/2015/06/indignacion-por-asesinato-de-activista-en-el-salvador.html