Eduardo Guzmán - El hombre detrás del mensaje

image

“Creo que una de las lecciones más importantes que he aprendido en la vida es lo poderosa que puede ser la información”, dice Eduardo Guzmán, joven nacido en México que se unió a AID FOR AIDS Internacional en el 2009. “El tipo de información y cómo ésta se entrega es clave en todo lo que hacemos. Tenemos aquí un millón de historias que necesitan ser contadas. Mi trabajo es asegurarme de transmitir estas historias a las personas adecuadas y con el lenguaje correcto”.
Eduardo, cuyo título oficial es Director de Comunicaciones y Desarrollo, es hasta cierto punto, la persona central en el sistema neurológico de la Organización. Eduardo ha realizado febrilmente todo tipo de tareas, al mismo tiempo que genera ideas innovadoras y como promocionarlas, tiene el tiempo y disposición para sacar una multitud de proyectos a la vez. En el arte de ejecutar varias tareas al tiempo, Eduardo se ha convertido en un experto.

“Para que cualquier organización tenga éxito, usted necesita que la gente que está detrás pueda manejar un montón de tareas sin perder el entusiasmo y el ingenio creativo”, dice Jesús Aguais, Fundador de AFAI y Director Ejecutivo. “Eduardo tiene ese don. A pesar de las miles de responsabilidades que caen sobre él, sigue apareciendo con ideas nuevas e interesantes.”

Eduardo llegó a los EE.UU. en el 2001 y estudió en la universidad Eastern Connecticut State University, donde obtuvo una doble licenciatura en Comunicaciones y Ciencias Políticas. Inmediatamente después se mudó a Londres para estudiar en la prestigiosa London School of Economics, donde alcanzo una Maestría en Política global, con enfoque en asuntos de Derechos Humanos.
Después de graduarse, el objetivo de Eduardo era de aprovechar sus impresionantes títulos académicos en una distinguida carrera en las Naciones Unidas u otra organización destacada en el ambiente geo-político. Pero sus ambiciones dieron un importante giro en marzo de 2009, cuando fue presentado a AID FOR AIDS Internacional por un representante de la Fundación amfAR. A pesar que Eduardo sabía muy poco sobre el VIH, y que AID FOR AIDS International estaba muy lejos del alto perfil de un trabajo en la ONU, Eduardo encontró que la misión de AFAI encajaba perfectamente con sus estudios de política mundial y derechos humanos, y en su fuerte necesidad de estar en donde se encuentra la acción.

Comenzando como un Coordinador en apoyo del Programa de Acceso al Tratamiento de AFAI y de los Programas de Educación, Eduardo finalmente encontró su verdadero lugar en el Departamento de Desarrollo y Comunicaciones.
“Me gusta el dinamismo y enfrentarme constantemente con nuevos proyectos y desafíos”, dice. En su trabajo actual, Eduardo está siempre en movimiento, formulando estrategias en Comunicaciones para AID FOR AIDS Intl., y trabajando directamente con individuos y corporaciones donantes, así como creando gestiones de alianzas estratégicas. Este proceso representa una tarea delicada y compleja, que requiere que cada parte pueda adaptar sus necesidades a los deseos y las metas de los otros. Sostener un solo matrimonio es muy duro, en este caso, Eduardo tiene que practicar la poligamia corporativa.

Durante las últimas semanas, Eduardo fue un torbellino virtual alrededor de la oficina, que iba desde un escritorio a otro para reunir al equipo que organizo la 10 ª Gala anual “Mi Héroe 2011”. Ahora que la gala – la cual fue un enorme éxito en la recaudación de fondos y en la conciencia de la misión de AFAI – ha finalizado, lo normal sería que bajase el acelerado ritmo y se relaje un poco. Sin embargo, “relax” no es una palabra que viene fácilmente para Eduardo.

“Hay muchas demandas en este momento, plazos que cumplir, tantos detalles que se deben hacer bien y con rapidez”, explica. “Al trabajar en el mundo de una Organización sin animo de lucro, uno se encuentra deseando tener más recursos para contratar asistentes que podrían manejar esas labores. Pero, al final, cuando se soluciona todo, los resultados hacen que todo el esfuerzo valga la pena. ”

Al igual que todos sus colegas en AFAI, el ve su trabajo, no sólo como un trabajo, sino como una labor de amor. Por ahora, parece que Eduardo ha encontrado un hogar fuera de la corriente geopolítica.
“Este lugar sólo crece en ti”, concluye Eduardo. “Tú puedes venir en busca de llenar un espacio en blanco en la hoja de vida, pero una vez que estás aquí, puede estar seguro que una gran causa como la de AID FOR AIDS, se convertirá en tu causa. Eso es lo que me pasó a mí. ”