Colombia – poniendo en cintura a las farmacéuticas y el acceso a tratamiento universal

healthcare medicationControlar los precios de medicamentos es un paso fundamental para garantizar el derecho humano a la salud y Colombia ha dado pasos en este sentido. En el año 1993 el congreso colombiano aprobó una ley que parecía ser innovadora. Con esta ley se proponía brindar salud para todos y fortalecer el sistema de salud privado.

Cuando se consagró el derecho a la salud en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), en su artículo 12, se le exigió a los Estados que reconozcan “… El derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental”. Esto dentro de las obligaciones mínimas que garanticen la plena efectividad de este derecho, el cual exige la prevención y tratamiento de todas las enfermedades, así como la creación de condiciones que aseguren a todas y todos los ciudadanos la asistencia y servicios médicos.

Dos decisiones recientes, por parte del Ministerio de Salud, han devuelto el optimismo sobre las urgentes transformaciones que en tema de medicamentos requiere el país. En primer lugar, se fijaron topes a los precios de 334 medicamentos. Y en segundo lugar, se fijó un tope a varios antiretrovirales (ARV). Tan sólo por nombrar un ejemplo, Kaletra, un antiretroviral producido por Abbott, costaba en Colombia  $4,500 dólares por año por paciente, mientras que Brasil o Ecuador cuesta $1250 y en Perú $250.

Colombia ha logrado avanzar en este tema, logrando cambiar la mentalidad mercantilista en el área de la salud, ha recordado su papel de garante de derechos humanos y ha puesto en cintura a las farmacéuticas.

La respuesta del Estado se hace cada vez más sofisticada y menos prejuiciosa, y debe estar alineada con los estándares de derechos humanos. La salud deberá dejar de ser un privilegio o un favor y retomará su carácter de derecho humano.

La ilusión de los colombianos sería tener un servicio de salud universal; donde todos sus habitantes, sin diferencia de ningún tipo, reciban atención médica. Además, no sólo primaria, sino de todo tipo de complejidad que el usuario requiera.

Si todo esto funciona adecuadamente puede tenerse un sistema de salud que sea menos costoso para el presupuesto nacional y que logre que la población viva con mejores condiciones. Temas como la vacunación y la prevención son claves para que el sistema no deba recurrir a procedimientos de mayor costo.

Fuente

http://www.corresponsalesclave.org/2014/09/medicamentos-derecho-a-la-salud-y-la-lucha-contra-las-farmaceuticas-en-colombia.html