Colombia – Hacen falta políticas para la diversidad sexual

MARCHA LGBT MARCHA LGBT (4).JPG

Los índices de vih en la comunidad LGBT de las principales ciudades de Colombia evidencian una falta de políticas del Estado para prevenir infecciones.

Más de 40 mil personas en Colombia tienen vih. El director regional de ONUSIDA para Suramérica, César Núñez, ubica a Colombia como el tercer país de la región con más casos de vih al año. Según cifras del Instituto Nacional de Salud, hasta la semana 41 del 2015 se reportaron 8.768 casos; es un aumento del 7,89% (641 casos) entre 2014 y 2015.

Los dos estudios epidemiológicos más recientes son del 2010; uno se llama Estudio de prevalencia en población clave por el Fondo Mundial. El otro Comportamiento sexual y prevalencia del VIH en HSH en Colombia, del Ministerio de Salud y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Ambos mostraron cifras alarmantes de vih en hombres gays mujeres trans; por esto en abril de 2011 se inició el Proyecto del Fondo Mundial que busca Fortalecer la capacidad institucional y comunitaria para ofrecer servicios de calidad, y finalizará en marzo de 2016.

Las ciudades con mayores índices en hombres gays son: Cali (24,1%); Bogotá (15%) y Barranquilla (13.6%).

Por otro lado, los resultados de las mujeres trans son: Cali (18%); Bogotá (17%) y Barranquilla (13%). La mayoría de los transexuales trabajan con sexo, expuestos al peligro e inseguridad, al maltrato y acoso policial, según se resume en el Informe ejecutivo sobre los derechos fundamentales de las mujeres, niñas, adolescentes, mayores adultas y mujeres trans en el municipio de Cali durante el año 2013 de la Personería Municipal de Santiago de Cali.

Estas cifras se deben por la ineficacia del estado para generar campañas de prevención. Algunas campañas son solo para personas heterosexuales. Esto dificulta identificar a las personas más vulnerables al vih.

La discriminación y estigma social y estatal contribuyen a desconocer las cifras de infección en la comunidad LGBT y hace que estas poblaciones realicen sus prácticas sexuales de forma oculta, poniéndose así en riesgo.

El Estado desconoce a estas poblaciones y no sabe cómo abordarlas. Se deben realizar campañas de salud sexual favoreciéndolos para reducir los índices de ITS y vih de manera consistente.

Fuente: http://www.corresponsalesclave.org/2015/10/politicas-diferenciadas-para-colombia.html