Bolivia – Educación de pares y trabajadoras sexuales

bolivia gota vihCon un rotafolio y una caja de condones, Marisol, la líder de las trabajadoras sexuales (TS) de Cochabamba y promotora educadora par (PEP), capacita a otras mujeres.

Día tras día, Marisol visita uno de los lugares más conocidos por el trabajo sexual en Cochabamba. En esta ocasión, un grupo de veinte mujeres, algunas se preparaban para trabajar y otras conversaban, reciben la capacitación.

El rotafolio giraba, hubo preguntas, risas y caras de preocupación, pero la atención y la confianza primaban. Marisol habló de infecciones de transmisión sexual (ITS), el vih y el sida, enseñó ejemplos gráficos y el uso del condón masculino.

Marisol distribuyó preservativos y un refrigerio mientras que informaba sobre sus reuniones con autoridades, también escuchó y anotó quejas.

La Dra. Micaela Nava, especialista en Salud Sexual, comenta que la Educación entre Pares mejora los conocimientos y actitudes relacionadas con el vih, enseña a elegir prácticas seguras y cómo protegerse”.

Según ONUSIDA (1999), entre pares significa entre iguales (personas que comparten alguna característica de identidad). Esta educación busca prevenir la transmisión del vih y enfrentar la discriminación y auto-discriminación.

“Las trabajadoras sexuales somos discriminadas porque nos ven como prostitutas, y luego como mujeres. La capacitación nos enseña nuestros derechos para que sepamos defendernos”, menciona Ana, una trabajadora sexual que recibió la capacitación.

En este caso, las educadoras de pares son las trabajadoras sexuales con cierto grado de respeto que dedican su tiempo a transmitir la  información a los demás.

Soy PEP porque mis compañeras necesitan conocer sus derechos; son vejadas por los funcionarios públicos y dueños de locales”, señala Marisol, miembro de la iniciativa de la Organización Nacional de Activistas por la Emancipación de la Mujer (ONAEM).

Las PEP se ganan la confianza de los grupos sin acceso a médicos. Marisol comenta que las chicas reciben con más confianza a una trabajadora sexual que a una capacitadora experta; se avergüenzan… Me siento feliz de ser PEP, soy activista de los derechos humanos y amo mi trabajo”.

Quizá no reciba agradecimientos o una entrada económica y pocos sepan de ella, al igual que otros educadores pares en el mundo que hacen este trabajo silencioso, pero necesario.

Fuente: http://www.corresponsalesclave.org/2015/10/educacion-de-pares-entre-las-trabajadoras-sexuales-de-bolivia.html