Argentina deberá reducir burocracia en el sistema de salud para evitar desabastos en sus farmacias

desabasteEl sistema de salud argentino presenta escasez de algunos antirretrovirales, según fuentes anónimas. Por ello, si se desea que la mayoría de las personas con vih siga dentro del sistema, logre la supresión viral y con ello una salud sostenible en el tiempo, las autoridades sanitarias deberán revisar los procesos para la autorización y retiro de la medicación, incluyendo las situaciones de desabastecimiento.

Lamentablemente, estos procesos son injustificadamente burocráticos. Falta, además, capacitación a muchos funcionarios en los centros de salud y farmacias para lidiar en forma responsable con estos temas.

La Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (RAJAP), en un comunicado publicado el 30 de abril, denunció faltantes de antirretrovirales en las provincias de Catamarca, Santiago del Estero, Misiones, Córdoba, Entre Ríos, San Juan, Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Además, los sistemas de salud, tanto públicos como privados, de manera indistinta y aleatoria, comunican que no hay stock de medicación en sus farmacias.

La conclusión ha sido “sustituir la medicación por el mismo esquema, pero con más comprimidos”. Según como lo denuncia la RAJAP en su comunicado, quienes, además, exigen que cese el cambio de esquemas por faltantes y resalta que no son pocos los jóvenes y adolescentes en Argentina que viajan varios kilómetros para retirar la  medicación y que, cuando llegan a la farmacia, se les dice que “está en falta.”

¿Qué hacer si falta algún medicamento?

Las personas afectadas por algún desabasto deben dirigirse a la Superintendencia de Servicios de Salud para hacer la denuncia del faltante y presentarla en el Ministerio junto con la receta actual (de menos de 30 días). Una vez hecho esto deben ponerse en contacto con la Dirección de Sida y ETS para coordinar el retiro de la medicación. Con esto se pretende visibilizar el desabastecimiento y que existe un compromiso del Estado y un procedimiento en marcha para resolver estos casos.

Lamentablemente, la realidad muestra que cada día muchas personas abandonan su tratamiento, y si más tarde volvieran a reanudarlo será bajo un nuevo esquema, probablemente más costoso. Solo aquellos con vih pueden entender cabalmente la fatiga que provoca el tratamiento después de varios años. Además, tener que lidiar con la burocracia existente para gestionar mensualmente el tratamiento. Burocracia que se vuelve más compleja frente a una situación de desabastecimiento.

Lo que muchos no conocen son las restricciones, trabajos y nuevos procesos vinculados a las exportaciones que complican cada día más el ingreso de medicamentos al país. Es el Gobierno quien debe analizar y resolver esto en forma proactiva o el país enfrentará problemas más graves.

Fuente: http://www.corresponsalesclave.org/2015/05/sentido-comun-faltantes.html