Al Rescate en Honduras: El Caso de Juan

image
De vez en cuando recibimos historias personales de nuestros beneficiarios alrededor del mundo contándonos las distintas formas en como AID FOR AIDS ha influido en sus vidas. El siguiente testimonio es de un beneficiario en Honduras. Él mismo, solo representa una de las tantas conmovedoras historias que son uno de los incentivos principales de nuestro equipo para seguir luchando contra la epidemia mundial del VIH y SIDA: 
Juan* como muchos adolescentes en Honduras le apasiona jugar fútbol y es un hincha fiel del equipo de fútbol “Olimpia” proveniente de la ciudad capital Tegucigalpa. Juega en una liga de fútbol organizada en su comunidad con sus compañeros todos los sábados. Juan vive en Montaña de luz, una casa para niñas y niños afectados por el VIH en Honduras. Actualmente Montaña de Luz es el hogar para 32 niños, niñas y adolescentes que vienen de diferentes estados y provincias a lo largo y ancho de Honduras.

En el 2005, cuando Juan tenía tan solo nueve años de edad, su madre murió de sida. Después de este acontecimiento Juan y su hermana menor, Laura, estuvieron mudándose con varios familiares, llendo de casa en casa en la ciudad capital Tegucigalpa. Esta inestabilidad en su vida familiar afectó el debido seguimiento a las necesidades médicas de Juan causando la falla en su estricto régimen de tratamiento. Como resultado Juan tuvo que ser hospitalizado en varias ocasiones especialmente después de la muerte de su madre. No solamente la salud de Juan era altamente inestable, sino que también su hermana y él estaban viviendo en unos de los vecindarios más peligrosos de la ciudad. Atrapados entre peleas de las bandas locales y el tráfico de drogas, se convirtió en un ambiente cada vez más inseguro para ellos vivir.

En el 2008, Juan y Laura vinieron a Montaña de Luz que ha sido su hogar en los últimos cinco años. A su llegada, Juan fue puesto en un horario rígido de antirretrovirales, el asistente de enfermería y una enfermera administraban sus medicamentos meticulosamente cada 12 horas. Con el pasar del tiempo se hacía evidente que Juan había desarrollado resistencia a la mayoría de los antirretrovirales disponibles en Honduras.
En el año 2012, Juan comenzó a perder bastante peso y su “coctel de antirretrovirales”, la última mezcla disponible en Honduras, no estaba teniendo el efecto deseado. Su carga viral aumentó a más de 20.000 y su recuento de CD4 estaba por debajo de 200. Él podía sentir su cuerpo cada vez mas afectado por el VIH haciendolo caer en una fuerte depresión. Esta depresión solo fue intensificada por la muerte de un niño de 10 años de edad que vivía en Montaña de Luz y que como él sufrió mucho a causa del virus. Poco a poco Juan comenzó a descuidar los estudios ocasionándole el completo abandono antes de finalizar su primer año de la escuela secundaria.  Constantemente Juan se quejaba de dolores de cabeza y debilidad general; cosa que lo forzaron a dejar una de sus más fuertes pasiones que era jugar fútbol.  La preocupación del futuro del paciente por parte de los doctores en el CAI, del departamento de VIH y Sida del Hospital Universitario (Hospital Escuela) en Tegucigalpa aumentó progresivamente. Ellos colaboraron con el staff de Montaña de Luz para buscar soluciones fuera de Honduras, agarrándose de la premisa de que el soporte médico nacional había sido completamente agotado y fracasado.

Cuando AID FOR AIDS entró a ayudar en el caso de Juan, fue increíble como ellos rápidamente asumieron el reto. En trabajo conjunto con los doctores de Juan, el equipo de AID FOR AIDS propuso implementar un nuevo coctel de medicamentos que a su juicio sería capaz de detener el desarrollo del VIH en el cuerpo de Juan. Con la incondicional colaboración del hospital, AID FOR AIDS y Montaña de Luz, Juan recibió su primer envío de este nuevo coctel de medicamentos donado por AID FOR AIDS y que el hospital acordó comenzar en el mes de enero del año 2013. Uno de los antirretrovirales era en forma de inyección. Este fue un cambio difícil para Juan porque no estaba acostumbrado a recibir inyecciones dos veces al día; además su mínima cantidad de grasa en el cuerpo hacía las inyecciones aún más dolorosas. Sin embargo, comenzó una dieta nueva y saludable para ganar peso y las enfermeras le enseñaron como administrar sus inyecciones por si mismo. Poco a poco el proceso comenzó a ser más fácil, menos doloroso y parte de su rutina diaria.

En cuestión de semanas empezamos a ver resultados, los nuevos resultados de las pruebas del test fueron extraordinarios. Por primera vez en meses, su recuento de CD4 estaba por encima de 200 y su carga viral por debajo de 457.  Juan no solamente se comenzó a ver mejor físicamente, sino que empezó a creer otra vez en el futuro al que había renunciado hacía menos de un año. Recientemente fue aceptado en un programa de fabricación de muebles en la escuela de comercio patrocinada por el gobierno en Tegucigalpa; con esto espera buscar una posición en la mecánica automotriz cuando esté disponible. Juan tiene mucha más energía y ha vuelto a formar parte de su equipo de fútbol que actualmente se encuentra a punto de competir para un torneo en toda la comunidad. Juan continúa creciendo más fuerte con el pasar de los días y está agradecido por esta oportunidad de poder soñar de nuevo.
¡¡Gracias a AID FOR AIDS por darle a Juan una segunda oportunidad para vivir y soñar!!

Testimonio enviado por Juan, el staff Montaña de Luz y el CAI (Hospital Escuela)
*Este nombre es ficticio. Lo cambiamos para proteger la identidad del beneficiario.