AFA salva una vida más en Venezuela

bw hand on back

Una tarde de mayo recibimos un correo electrónico desde Caracas, Venezuela. Entre los muchos e-mails relacionados a la crisis actual de medicamentos que atraviesa el país, éste tenía algo diferente.

Ricardo nos contaba la historia de su esposa Angélica, quien había sido diagnosticada con VIH en febrero y cursaba un embarazo de 33 semanas. Faltaba ya poco para que Angélica diera a luz en un hospital de la capital venezolana. A través de las líneas de aquel correo electrónico, sentimos la desesperación de Angélica y Ricardo y su inmensa preocupación por el futuro de su hijo. Ricardo nos solicitaba AZT pediátrico (Zidovudina jarabe). Este medicamento debía ser administrado al bebé durante las primeras semanas siguientes a su nacimiento, para así disminuir la posibilidad de adquirir el VIH.

El caso de Ricardo y Angélica nos conmovió sobremanera. Iniciamos entonces la movilización y nuestro equipo comenzó con la búsqueda del medicamento. Uno de los beneficiarios de nuestro programa local nos colaboró con 8 botellas del medicamento que el bebé de Ricardo y Angélica necesitaba. Además, nos comunicamos con Elm Drugs Pharmacy quienes también nos apoyaron con 6 botellas más. Nuestros compañeros del Departamento de Reciclaje organizaron el paquete que pronto partió a Venezuela y llegó a manos de Ricardo y Angélica. Una gran satisfacción nos quedó en el corazón al saber que con la ayuda conjunta de muchos seguimos cristalizando nuestra misión: salvar vidas una a una.

Pero la historia no termina aquí. Hace unas semanas atrás recibimos el siguiente e-mail:

“Estimados amigos de AID FOR AIDS.

Les comento que gracias a Dios el embarazo de mi esposa Angélica llegó a feliz término. El 17 de junio se le realizó una cesárea siguiendo el protocolo correspondiente y ya está entre nosotros nuestro tan esperado Lucas. Gracias a la ayuda que ustedes nos brindaron, hoy nuestro hijo está recibiendo su jarabe AZT.

¡Mil gracias!

Ricardo, Angélica y Lucas”

Ésta es sólo una historia de entre tantas que día a día tocan a nuestra puerta. Hoy fue Ricardo, Angélica y Lucas, mañana podrían ser otros más quienes necesiten de nuestra ayuda. Y, como podrás ver, salvar una vida puede ser tan sencillo como donar un medicamento, hacer una pequeña donación e incluso ayudándonos  a correr la voz para recibir más medicamentos donados. Ayúdanos a regalarle otra sonrisa a otros padres ¡Conviértete en un héroe!

PD: Todos los nombres han sido cambiados para proteger la privacidad. Luchemos por el día en el cual nadie tenga que temer por compartir su diagnóstico de VIH.

Juntos por un mundo sin rastros de VIH y una sociedad sin etiquetas ni discriminación.